Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 11 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Myriam Bedoya
CABA - Argentina
Comunicadora Social, con especialización en Marketing, aspirante a Doctorado en Ciencias Sociales. Escritora, aficionada a la literatura y la narrativa historica.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Abril 2014
Todo pasa por algo...
Mostrar datos Mayo 2010
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

29/06/10 | 09:48: Laura Collavini dice:
Amiga mía! Es un placer infinito leerte, sentirte desde el alma y atravesando toda mi conciencia llegás a ese espacio único donde tal vez sea el más expresivo y refleje la verdad. Seguir conociéndote a través de tus letras es una riqueza que transforma pleno al día y ensancha el espíritu y no puedo más que agradecer a los días y años transcurridos por dejar que se junten en algún sitio nuestros caminos. Laura.
17/05/10 | 22:39: AliciaF2 dice:
Miriam,/ Esa carta para Mamá / que en tu pensamiento juega \"entre recuerdos y dolor\" de haber dicho a tu madre, en el momento oportuno, sublimes palabras, sabe que tu madre las habrá perdonado ya, pero no se deben guardar en el interior, porque en el resto de la vida pesan. Un te quiero 10, te quiero, 100 te quiero y otros tantos abrazos, que damos a la madre en vida, son flores que forman el jardin de la vida en nuestra alma y nos llenan de dicha y felicidad en el transcurzo de nuestra vida. Un abrazo grandote de Alicia / Luz de Luna /. P/D Escribes maravilloso, tiene sentimiento tu dicción. Ya nos comunicaremos.
16/05/10 | 10:31: Perla María dice:
Myriam, he leído tus cartas, y deseo contestarte, desde el lugar de tu madre, y lo hago con todo respeto, pues me he identificado con ella. Yo también he sido y soy una madre que crió a sus hijos sola, y creeme, estoy segura, que ella como yo nos quedamos con la mejor parte, nos quedamos con nuestros ángeles, que son nuestros hijos. Ellos, los padres son los que perdieron la partida. Estoy segura que tu madre, a pesar de todas las dificultades, supo siempre que ganó. Cuando nacemos, y la partera dice es una mujer, alguien, talla en nuestra frente, la palabra culpa, no hay madre que no lo sepa, como hoy lo comprendes tú. Siempre seremos culposas, porque cuando nos dieron la tamaña responsabilidad de ser la matriz de nuestros hijos, sentimos, la duda de si lo haremos bién, y nunca quedamos conforme, aunque te aseguro que tu mamá lo hizo de maravillas. una abrazo, y fuerza , palestina14
Vínculos
Palabras escritas Vol. 5 Palabras escritas Vol. 5
Revista de integración cultural

"Número dedicado a Juan Rulfo" Poesía. Narrativa. Creación de autores de la ... Ampliar

Comprar$ 25.00

Escuchá Radio De Tango

Cartas Para Cualquiera


Cartas para Cualquiera es un espacio de expresion sobre impresiones del alma. Cosas que se viven en el interior de la mente, y que solo en un momento de soldedad, es posible plasmar en el verbo.



Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Carta para Luquitas...



 

Luquitas,

Mientras estaba creciendo, me di cuenta de que mi hermana ( la tía Vivi ) y nuestra prima Yeye, eran los miembros mas chiquitos de la familia, y que no había tenido contacto con muchos bebes en mi vida. Pensaba que el día que tuviera hijos, iba a ser un desastre porque no tenia ni la menor idea de cómo tratarlos. Pensaba que siempre había sido muy seria, y sobre todo muy de teoría.

Mamá y las tías se reían de lo desastrosa que era con las cosas de la casa, y siempre me recordaban que las cosas que comenzaba, por uno u otro motivo los dejaba sin terminar. Imaginate como estaba cuando quede embarazada de vos. Me entere el 18 de octubre de 1999 J. Ese año nos habíamos casado con papá, en mayo, y habíamos conocido a los tíos de Santa Fe. Íbamos y veníamos por todos lados. Ese año, se terminaba un siglo y empezaba otro, asi que con las abuelas, con las tías y con papá, vos en mi panzotota, nos vestimos todos hermosos y nos fuimos a cenar el 31 de diciembre a un restaurante español por ahí por San Cristóbal, en el camino entre el Congreso y la Casa de Gobierno. Comimos como chanchos…a mi se me ocurrió pedir de postre uno que se llamaba “Postre Sambayon” que era asqueroso y venía caliente….Hubo un show, la abuela, las tías Patri y Vivi y yo cantábamos una canción de Celia Cruz que a la abuela Lili le encantaba…Así que ya desde la panza venías revoleando el esqueletito.

En febrero del 2000, además de tratar de convencer al Dr. Ortega de que mi gordura no era porque comía como una lechona, ( cosa que por supuesto nadie creía ), papá se compro el auto y nos la pasábamos yendo para todos lados. Además de trabajar en el hospital Italiano, tenia que hacer visitas domiciliarias a los pacientes viejitos…así que vos y yo éramos los copilotos y lo esperábamos mientras el atendía. Y escuchábamos la radio, y nos sabíamos los nombres de todos los jugadores de fútbol de todos los cuadros de la primera A y B.

Bueno, la cuestión es que se fue acercando junio…y vos tenías que nacer el 30. Pero resulta que Lucas, mi amigo de la secundaria por el que elegí ese nombre porque lo quería mucho…había nacido un 8 de junio, y yo pensaba que por ahí vos también podías hacerme el regalito de nacer antes. Así que le saqué a papá su beeper, y me tomaba las contracciones para ver cuando venían cada cinco minutos. Pero pasó el 8…el 10…el 12…hasta que el 15 nomás, al mediodía llame al doctor para ir a verlo y ahí me contaron que ibas a nacer ese día. J

Al final, descubrí que no importaba cuantos bebes hubieran pasado por mi vida para saber lo que era ser mamá. Apenas saliste y te pusieron en mi pecho como un gatito chiquitito, lleno de pelitos, sentí que había sido mamá toda la vida, y que las cosas entre vos y yo estaban clarísimas hijito.

Hoy estás a unos días de cumplir nueve años, y no puedo creer que ya haya pasado tanto tiempo desde ese momento que no me puedo olvidar. Desde ese momento, siempre fuiste mi compañero fiel, el hombrecito de la casa. Y así como sentí que siempre había sido mamá cuando te tuve entre mis brazos, siento que vos también tenes la clave para saber leerme el corazón, cada vez que me acaricias el brazo o la mano, o cuando venís a apoyarte sobre mi pecho en un abrazo porque me sabes triste o preocupada.

Trato de ser una buena mamá y retarte las veces que sean útiles y necesarias, de ser maestra cuando no entendes algo, y de ser amiga cuando hay que aprender a pensar las cosas. Te veo preocuparte por los demás, y por ser mejor cada día. Veo como sufrís cuando te va mal en algo, y cuanto disfrutas con cada felicitación. Te veo ser un caballerito cuando hay visitas, y un guardián de tus hermanos cuando pensas que algo hacen mal o que están en peligro. Te veo ser un buen amigo Luquitas. Y eso me enorgullece. Me colma de felicidad y de amor.

No pasará un día en el que no te vea dibujado en mis pupilas con ese gesto precioso de nene atento, con esos hoyuelos interminables y la dulzura rebosándote los poros. Así es como te veo hijo.
Te quiere, Mamá

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS